VIRA VIRA

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Te invitamos a conocer el primer refugio de lujo entre las vistas verdes de hierba como el sueño y las vistas de volcán blanco como la nieve de Pucón. Desde la exquisita comida y la plétora de excursiones empapadas de aventura a las habitaciones en las que nos podríamos esconder felices por un año.

Incrustado en un hermoso parque nativo con lagunas naturales, calas salvajes y excepcionales vistas al volcán Villarrica, Hacienda Hotel Vira Vira busca dar una pequeña aproximación al descubrimiento de  intimidad con un medio natural aislado, algo que ha caracterizado los apartados escenarios  del sur de Chile. Los olores, la calidez, o la sensación de sentirse mínimo ante el paisaje se percibe desde el propio diseño del Relais & Cháteaux. Toda esta magia de la naturaleza se exhibe en los argumentos de este hipnótico refugio que  se extiende a lo largo de las orillas del río Liacura.

En  un cuadro completamente bucólico resplandecen caballos pastando y nubes que soplan más allá de los picos de las montañas. No se podría haber diseñado una escena más lujosa y pacífica. A pesar de su aspecto llamativo, el hotel hace poco para restarle este ambiente. Diseñado por los arquitectos Cristian Fuhrhop y Adolfo Fuhrhop, para ser tan armonioso con los alrededores como sea posible, este hotel íntimo de 18 habitaciones,  suites y villas, hacen de Pucón una nueva parada de lujo en Chile.

El concepto de “habitar el lugar y su entorno” – aproximarse a la cutura y su paisaje desde la arquitectura – plantea  módulos habitables de aproximadamente 75 metros cuadrados que redescubren el paisaje de lo remoto, pensado bajo el concepto de la travesía. El uso de los materiales, ya sea la piedra o la madera de Lenga, o incluso su mobiliario, elementos decorativos y paisajísticos, intentan adherirse a esa atmosfera que nos otorga la zona de Quetroleufú en Pucón.

La hacienda que abrió sus puertas en noviembre de 2014, ofrece 22 amplias suites diseñadas individualmente, todas con hermosas vistas panorámicas. El arte local y los materiales nobles distinguen el interior, creando un ambiente muy acogedor.

El hotel nació de un proyecto personal de los propios dueños, Michael y Claudia Paravicini, que dejaron su carrera exitosa en Suiza para dar vida al hotel. Como la sostenibilidad es el foco del hotel, la propiedad fue construida con madera de reforestación y decorada con objetos en su mayoría procedentes de artesanos chilenos. El Vira Vira tiene una arquitectura singular, un vestíbulo acogedor, habitaciones espaciosas y confortables. Además de 6 apartamentos ubicados en el edificio principal, hay también 12 suites, ubicadas frente al río Liucura, que cuentan con bañeras de madera con vistas a las montañas.

“Cuando recorrimos por primera vez esta propiedad virgen nos enamoramos al instante. Su místico bosque nativo, la laguna natural con castores chilenos, una innumerable cantidad de aves y su hermosa ubicación justo a lo largo de la ribera del río Liucura, fueron irresistibles. Ese fue el momento en que decidimos adquirir la propiedad y construir un hotel único para nuestros amigos e invitados”, recuerdan los propietarios suizos.

Estilo y carácter

Ejecutando un equilibrio casi perfecto, la elegancia abunda en cada rincón obsesivamente  pensado hacia fuera. La propiedad es una oda a la tierra que habita y un lucido trabajo de amor. La pareja de propietarios son claramente cabeza-sobre-talones,  por tanto, la región y su proyecto. Cálido y acogedor, elegante y nuevamente elegante, nada se deja al azar. Los interiores contienen una peculiar mezcla de arte regional y artefactos mapuche. En los días más fríos hay fuegos rugientes por dentro y por  fuera.

Cada una de las dieciocho espaciosas habitaciones  son revestidas con maderas rubias y decoradas con tejido artesanal local que se mezclan con las vistas desde las ventanas del piso al techo. Las suites al lado del río tienen estufas de leña y bañeras de hidromasaje al aire libre. El paseo corto desde el edificio principal ayuda a la vibración desconectado.

Las habitaciones en el hotel principal canalizan el mismo estilo interior, sólo un poco más pequeña, pero con encantadores balcones y enormes ventanas anguladas para dejar que el sol de la mañana inunde cada rincón.

 

Vira Vira se divide en 12 villas, 6 hotel rooms y 4 habitaciones más en la hacienda, accediendo a una capacidad total de 50 personas.

La elegancia de la aventura

Independiente de la ubicación de Vira Vira, sus actividades encarnan el ethos de la Patagonia. Mientras que la vida gira en torno a la casa principal –  donde se encuentra el restaurante, bar y biblioteca, así como múltiples chimeneas crepitantes en los meses de invierno – es en el paisaje donde los huéspedes tienden a  pasar más tiempo.

Como las excursiones forman parte del servicio “all inclusive”, en la Hacienda-Hotel hay algo para todo el mundo: rafting, trekking, subida al volcán, kayak, pesca,  paseos en bicicleta, cabalgatas, entre otras actividades, todas acompañadas de sorprendentes picnics, buffets entre los árboles, wine & cheese y asados bajo la luna y las estrellas.

Después de un día de senderismo o kayak, no hay nada mejor que regresar a sumergirse en uno de los jacuzzis de madera calentados por el fuego que bordean la orilla del río. Si es mucha la suerte, se podrá ver  el resplandor del volcán Villarrica aún activo en la distancia.

 

Pucón – también llamado la “Entrada de la Cordillera” por mapuches locales – es el punto de partida ideal para sus aventuras. Esta pintoresca ciudad se convierte en un punto de fusión por numerosos turistas y ofrece un número sin igual de excursiones y actividades en plena vista sin aliento y paisajes.

 

Danos tu opinión

RELACIONADOS

SÍGUENOS EN FACEBOOK

#SOMOSCOSTA

SÍGUENOS EN INSTAGRAM