ON, DIÁLOGOS ENTRE FIGURACIÓN, ABSTRACCIÓN Y GEOMETRÍA

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
La última exposición de siete pinturas de gran formato de Andreas von Gehr es el resultado de un zapping tanto social y televisivo de cómo los medios nos entregan la información. Con más de veinte años de una trayectoria reconocida y galardonada internacionalmente, el artista chileno-alemán reconoce que todo error – intencional o no intencional – sirve para crear estos macromundos generados entre capas y capas de información. Por Cristian M. Caces / Imágenes cedidas por el artista.

Con un dibujo en una mano y un puño lleno de colores en la otra, la encantadora Valentina de cinco añitos busca la aprobación de su padre Andreas von Gehr dando muestra de su inclinación por el arte. En la intimidad de su hogar ubicado en Lomas de Montemar, conversamos con el artista chileno-alemán que tras  un prolongado  proceso de estudio del paisaje – Representación de Paisaje (2013), For sale (2012), Artefacto Explosivo (2010) – irrumpió en la escena capitalina durante el mes de abril con ON (diálogos entre figuración, abstracción y geometría), muestra de un díptico y seis piezas de gran formato.

“Las obras son el resultado de la observación de un paisaje actual, donde se cruzan citas a la pintura, información televisiva de aspectos políticos internacionales y nacionales, imágenes de animales fieros junto a mariposas o conejos: un zapping tanto social y televisivo de cómo los medios nos entregan la información”, explica Andreas como argumento de una propuesta contemporánea que hereda la revisión de algunas pinturas del pasado.

En especial las obras de felinos y de caza del artista alemán Pedro Pablo Rubens. “Mirando detalladamente estas pinturas observé que se componen de una estructura muy clara, en la cual la división entre el cielo, el mar y la tierra, determina el cimiento para la posterior incorporación de los elementos: animales salvajes, humanos, caballos. Esta línea divisoria – añade el artista visual – permite lograr el volumen y profundidad de la imagen en general.  Esto mismo lo apliqué, de alguna forma a mis pinturas, en donde cada línea divisoria de fondo, estructura la base para introducir los elementos posteriormente”.

El montaje On ese realizó con acrílico y esmalte sintético  gracias a diversas técnicas  de figuración, proyección, stencil  y, a veces, veladuras traicionadas por la rudeza del maskin tape.

BIO CHILENO-ALEMÁN

Un día 18 de octubre de 1972, fruto del amor entre Valentina Concha y Siegfried von Gehr (ciudadano alemán que llegó a Chile en la década del sesenta), nace Andreas como el menor de tres hermanos. Desde pequeño su creatividad apoyada por su familia  fue evidente, aunque la música fue su principal medio de expresión durante la adolescencia y primeros años de la adultez. En aquellos años, quizás debido a la influencia de su hermano Bernhard, desarrolló una fuerte afición por el dibujo.

Para muchos fue sorpresa su decisión de estudiar ingeniería en acuicultura y luego administración de empresas, pero tras abandonar esta última finalmente se decidió por la carrera de Bellas Artes. Trabajó tres años en diseño y publicidad, lo que sin duda le otorgó las herramientas y destrezas necesarias para desenvolverse libre y cómodamente en los medios digitales.

Dentro de sus primeros trabajos destaca la obra que retrata a los miembros de su familia, con fotos extraídas de un álbum de 1976. Posteriormente, el artista visual se abocó Re-bio-gehr,  proyecto visual que investigaba las posibilidades de desplazamiento de los lenguajes mediáticos y digitales al interior del espacio artístico, una propuesta  de trabajo de nuestras pulsiones de vida y muerte.

Sin escapar a su ascendencia, Andreas von Gehr crea  “ADN, apropiación digital nostálgica”, producción visual articulada sobre la interacción entre  fotografía, medios digitales y pintura para abordar el tema de la identidad desde la constitución familiar, confluyendo como concepto el desplazamiento, tanto de medios y estrategias estéticas, como del individuo en proceso migratorio.

PREMIOS DESTACADOS

Gran parte de su obra expuesta de forma colectiva e individual en galerías dentro y fuera del país recibieron gran reconocimiento. A inicio del siglo XXI recibe el primer premio del concurso Philips e Arte para Jóvenes Talentos exponiendo en Chile y Brasil. Asimismo en 2002 figura como único representante de Chile para CASO, Trienal de Osaka Japón.

Diez años más adelante, recibe el mayor logro de su carrera como ganador del Grand Prize Award y exposición en la feria SCOPE de Nueva York en marzo de 2012. Un año después parte de su obra es seleccionada para el stand de AJG Contemporary Art Gallery en la feria de Projects Internacional de Santander, España.

ART WORK

2010, ARTEFACTO EXPLOSIVO. Presenta la imagen de una explosión universal y particular como signo del instante de transformación. Cada segundo es partícula de un cambio imperceptible pero desconcertante, cada segundo recorre hasta la periferia el mismo desconcierto.

2012, FOR SALE. Defiende el compromiso social acorde a los requerimientos de la historia, aprovechando los potenciales de un arte comprometido a tocar lo contingente, presentándonos un conjunto de obras en las que utiliza la instantaneidad de la captura fotográfica para insertarnos en un presente político, cuestionando las ideas de imagen y poder.

2013, PAISAJES EN MOVIMIENTO. A primera vista es una explosión de color, pero un análisis más detenido muestra que la pintura acrílica va construyendo formas geométricas de límites nítidos que sobrevuelan otras igualmente exactas. Transparencias y oclusiones garantizan este orden geométrico y pormenorizan su exactitud. Sus formas, sin embargo, constituyen un auténtico desorden porque componen un potente remolino que avanza desde el fondo a la superficie y desde el centro dispersa con vigor fragmentos hacia la periferia del lienzo. Un cuidado ejercicio de pintura que recuerda ciertos autores alemanes.

2013, REPRESENTACIÓN DEL PAISAJE. Andreas  cuestiona la imagen y la legitimidad de las disciplinas artísticas tradicionales creando una hibridación entre pintura, fotografía y recursos digitales. Se trata del lugar donde habitan sus vivencias y reflexiones sobre el contexto personal, político y social, un paisaje interior que materializa en su obra y que termina siendo un nexo para involucrarnos en su realidad.

ENSEÑAR A OTROS

Tras un año que le tomó crear su obra ON, Andreas se toma un tiempo para reflexionar y reconstruir su futuro. Además del arte, asistir al gimnasio y llevar a su hija al jardín, apoya a su esposa Cristina Muñoz en el restorán A toda Costa (Algarrobo), y piensa en preparar un espacio para dar clases personalizadas de arte. “Quizá podamos tomar la propia historia de cada alumno para plasmarla en una obra, sería casi arte terapéutico. También tengo en carpeta exponer en el norte de Chile y Argentina”.

Hoy, y habiendo transitado por diferentes formatos, estilos y recursos creativos, podríamos decir que pintar para Andreas von Gehr, como gesto manual reflexivo, se acerca más a la forma cómo nos llega todo en la actualidad, que a un proceso pictórico tradicional. “La manera cómo me enfrento a la tela es dislocada, ecléctica, interrumpida y espero que esa aproximación formal, sea de la mano con la experiencia con la que me llegan estímulos visuales de todo tipo: a la velocidad de la luz”, consigna.

Danos tu opinión