LOS PUENTES DE MADISON

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Estreno en 1995 · Dirigida por Clint Eastwood · Reparto: Meryl Streep, Clint Eastwood, Annie Corley · Género: Drama, Romántico

Revisando películas para esta semana, me topé con una joya de las historias de amor. Pero no cualquier historia romántica, tal vez manteniendo lo del amor imposible imperante desde Shakespeare o quizás más antigua aún, pero con una vuelta de tuerca en su trama que refuerza la historia y entrega un dramatismo extra a la película. De este modo volví a revisar Los Puentes de Madison dirigida y personificada por Clint Eastwood y protagonizada por la inconfundible Meryl Streep.

El relato comienza en un pequeño estado norteamericano, Iowa para precisar, en donde Francesca (Meryl Streep), una abnegada ama de casa vive con su marido y sus dos hijos. La mayoría del tiempo pasa sola y justamente su familia completa acude a una feria en otro condado en donde estarán algunos días. En ese momento aparece en su vida Robert, un fotógrafo enviado por la National Geographic para fotografiar los puentes cubiertos de la zona. Ahí nacerá un amor que durará el tiempo que su familia esté lejos de casa, sin embargo, será clave para el resto de sus vidas.

Lo más interesante a mi parecer, guarda relación con la temática de la película, en cómo fue abordada. Si bien es cierto el guión es una adaptación de una novela homónima de Robert James Waller, se trata del amor imposible en un corto periodo de tiempo y es tan fuerte lo que sienten los personajes que pareciese que su amor transcurriese en varios años; además la culpa que los acompaña se logra sentir en cada escena, aunque estén entregados a su pasión.

La prohibición y el papel de la mujer de los años 60 se dejan sentir en el calvario por el que pasa ella, aunque no puede resistirse a sus sentimientos por este desconocido fotógrafo. Tomando en cuenta que el marido de Francesca es un soldado y aquella familia parece ser el mismísimo sueño americano o el prototipo de familia “feliz”, nos entregamos a esta relación fugaz y queremos que nunca acabe.

La película fue estrenada el año 1995, hace 25 años, y ya se ha transformado en una película clásica o tal vez uno de los grandes aciertos de Clint Eastwood para los más escépticos. Lo que no se pone en entredicho es que el amor sigue estando de moda, ya sea que lo escriba Shakespeare o lo dirija Eastwood o que lo protagonice Streep, siempre llegaremos a escuchar que nos cuentan la historia de amor y cada vez nos deleitaremos cuando encuentren una nueva forma de contarnos la fórmula.

Es cierto que ha pasado mucha agua bajo el puente en la historia del cine, sin embargo la parrilla cinematográfica debería estar adornada con algún relato de amor, deberíamos tener un espacio ganado y vencer a los super héroes que manejan las salas de cine, porque al final del día sigue siendo el motor del mundo lo que nos hace levantarnos cada día para seguir en busca de la felicidad y eso es un invaluable tesoro para la humanidad.

 

Por Jorge Lizárraga · Escritor

Danos tu opinión