IMÁGENES QUE ILUMINAN · PARTE II

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Anna Melnikova nos sigue encantando con su trabajo y propuesta que busca capturar la luz desde una perspectiva que supera el ámbito profesional. Desde la hermosa ciudad de Yaroslavl, a unos 250 kilómetros al noreste de Moscú, la fotógrafa rusa es capaz de extraer la verdadera luz interior de cada persona revelándola en una imagen de ensueño.

“Si todo converge en la fotografía: emociones, acción, luz, un buen ángulo y la imagen de la modelo,  entonces logro el resultado esperado dentro del cuadro”, responde Anna Melnikova al ser consultada por sus tomas  favoritas. La fotógrafa rusa nos cautivó en la edición pasada cuando pudimos conocer algo más de su viaje por este apasionante mundo que deambula entre el arte, la técnica y la publicidad.

Para quienes no conocen a Anna, ella misma cuenta que vive en la hermosa ciudad de Yaroslavl, a unos 250 kilómetros al noreste de Moscú. Aunque estudió psicología en realidad   nunca la ejerció,  de hecho trabajó primero en marketing y avisos publicitarios. “Como escribí anteriormente, durante 9 años trabajé en publicidad y mercadotecnia de un gran centro comercial, atrayendo visitantes, campañas publicitarias y todo lo relacionado con él”.

Pero  al nacer su hijo adquirió una Canon réflex 1100 D 18-55 para retratar a su bebé. Pronto el negocio la cautivaría. Tras participar en proyectos festivos de fotografía masiva, comenzó a trabajar en eventos de toda clase, pero algo faltaba. Sentía una necesidad creativa, de libertad – expresa -. Y así, podríamos decir que volvió a sus inicios, esta vez con una mayor técnica, experiencia y sensibilidad. El objetivo era retratar emociones genuinas, belleza no solo exterior, también reflejada a través del alma, de la sinceridad en un cuadro.

Y quienes más que los niños pueden proporcionarnos esta belleza genuina. Por supuesto sus padres comenzarían a acompañar estas verdaderas postales en los bosques de Yaroslavl. Pronto las parejas también se unirían. Pero todo converge en una fórmula inequívoca que conjuga amor, honestidad, belleza…luz.

 

“Todo funcionó en mi cabeza alrededor de 2015, cuando finalmente me di cuenta de qué fotos quería crear”.

 

Veo que te involucras con cada fotografía.

“Cuando disparo a menudo hay un sentimiento. Aquí y ahora. Una imagen que no volverá a darse. Luego, al procesar, realzo el estado de ánimo del marco usando color, creando una imagen  única”.

¿Cómo obtienes tu imagen favorita?

“Si todo converge en la fotografía: emociones, acción, luz, un buen ángulo y la imagen de la modelo,  entonces logro el resultado esperado dentro del cuadro”.

¿Qué admiras de otros artistas o fotógrafos?

“Admiro a las personas que, a pesar de las tendencias generales de la moda, buscan mirar dentro de sí mismas. E incluso si sus fotos aún no están en el Top  o  si estos son bocetos crudos; pero miran dentro de sí mismos, siguen el llamado de su corazón”.

¿Crees que lograrán ser grandes artistas?

“Eso no lo puedo asegurar. Pero sí sé que llegará el momento en que su estilo será verdaderamente único, porque no siguieron a la mayoría, sino que se escucharon a sí mismos”.

  MELNIKOVAPHOTO.RU Entrevista de Cristian M. Caces

Danos tu opinión

RELACIONADOS

SÍGUENOS EN FACEBOOK

#SOMOSCOSTA

SÍGUENOS EN INSTAGRAM