El Amor: siempre un buen guía

Un espacio en que Patricia Valdés y Paula Pinochet nos invitan a sentir-nos y descubrir-nos sin más expectativas que un buen vivir…

Queremos invitarte a desacelerar, sentarte, respirar y leernos. Estamos iniciando el 2021 y, como todo buen comienzo necesitamos de una buena reflexión.

Si tu auto suena lo mandas al taller: si tu celular no enciende, va al servicio técnico. Pero cuando algo en nuestro interior no anda bien o nos sentimos distintos ¿Cómo lo acomodamos?, ¿a qué taller acudimos?

Calma. La buena noticia es que, si te has realizado estas preguntas, ya existe algún grado de razonamiento respecto a ello. Has tomado conciencia, ¡ahora vamos por respuestas!

Sugerimos que sea cual sea la solución que busques, siempre sea desde el amor. El Amor siempre será un buen guía pues al ser de tan alta frecuencia, lo que decidas, hagas, comuniques o pienses tendrá resultados positivos para ti.

Recuerda que este sentimiento es lo opuesto al miedo. Reflexionemos sobre el año que acaba de terminar donde la incertidumbre o el temor protagonizaron el escenario mundial.

¿Te parece iniciar un nuevo año desde el amor?

Si nuestra decisión es afirmativa…

– No nos castigaremos a nosotros mismos por cada equivocación. Para qué ocupar tanto tiempo en cuestionarnos lo que ya hicimos o no hicimos, decidimos o no decidimos, comunicamos o no comunicamos si el amor es compasivo, y nos permite mirar cada momento de nuestra vida como un aprendizaje.

– Si estamos enojados o dolidos con otro, cada vez que lo recordamos alimentamos ese sentimiento y nos vuelve a enojar o nos vuelve a doler; en cambio si ponemos nuestra atención en todo lo bueno que hemos vivido con esa persona, el amor nos permitirá olvidar.

–  Si es otro el que está molesto con nosotros y hemos intentado acercarnos, conversar o aclarar lo sucedido y no lo hemos logrado, pero el sentimiento que nos ha guiado ha sido el amor, entonces tranquilo, solo suelta, que el amor es paciente.

Sin importar lo que debamos enfrentar día a día, hagámoslo desde este maravilloso sentimiento. ¿Les parece comenzar a abrazarnos, reírnos y escucharnos más? Así nos volveremos especialistas del buen vivir.

 

Otras lecturas

Suscríbete a nuestro Newsletter