DISEÑO ESCULTURAL, María José Morel

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Inclinándose por el Diseño de Interiores, la artista visual encontró un equilibrio entre el trabajo y su pasión. Colaboró en Santiago y Viña del Mar en proyectos de restoranes con el prestigioso diseñador peruano Gino Falcone.

Definitivamente lleva el arte en la sangre. Donde quiera mirar, María José Morel Maluk encuentra influencia de grandes pintores, escritores y artesanos en su familia, tales como el Premio Nacional de Literatura, el poeta Pablo de Rokha o el gran pintor y aventurero José (Pepe) de Rokha. Su madre fue profesora de artes plásticas, mientras su padre trabajaba el cuero como artesano.

Por todo ello y más, María José prácticamente vivía en el salón de arte del Colegio Patmos de Viña del Mar. “Me iba tan bien en artes plásticas, que le ayudaba a mis compañeros a realizar sus trabajos hasta que me pasaron la llave del salón. Pasaba metida allí, era mi rincón. Incluso hice varios murales en los pasillos del colegio, y cuando alguien quería capear clases los invitaba a ayudarme”, recuerda la artista visual y diseñadora de interiores desde al menos diez años. Incluso siguió a su profesor de artes al colegio Capellán Pascal.

Apasionada también por el dibujo, probó con estudiar arquitectura, pero tan solo un año le bastó para retomar su instinto artístico yéndose a estudiar con el maestro Francisco Javier Torres, quien tiene a su haber la famosa escultura de El salto de Larraguibel. “Su taller está en Juana Ross, Valparaíso, lugar que parece ser tomado del Renacimiento. Precisamente allí ayudé a escondidas a hacer los moldajes de Larraguibel, pues Francisco me tenía todo el día dibujando”, confiesa la también escultora en cerámica mayormente.

En paralelo ingresó en 1999 a estudiar al Bellas Artes  con el artista plástico Juan Caballero y el orfebre Max Ahumada. “Me pasaba entre un profesor y otro, pues todos eran camaradas y amigos de mi papá. La mayoría de ellos – agrega María José – vivía en Cerro Castillo; eran como un grupo de hippies-artistas, todos por cierto muy experimentados de quienes aprendí demasiado”.

ARTE & DISEÑO

Inclinándose por el Diseño de Interiores, la artista visual encontró un equilibrio entre el trabajo y su pasión. Colaboró en Santiago y Viña del Mar en proyectos de restoranes con el prestigioso diseñador peruano Gino Falcone. Hasta la fecha se dedica a remodelaciones de casas, muebles a medida y distribución de futuros espacios comerciales ayudándose con programas digitales como AutoCAD, 3ds Max o Photoshop.

  Texto de Cristian M. Caces · Imágenes gentileza de la artista.

Danos tu opinión

RELACIONADOS

SÍGUENOS EN FACEBOOK

#SOMOSCOSTA

SÍGUENOS EN INSTAGRAM