COACHING DEPORTIVO COMO TÉCNICA DE LIDERAZGO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Creo fervientemente que la actividad deportiva más que un entrenamiento físico, es un entrenamiento mental. Si queremos lograr buenos resultados, hay que partir desde los pensamientos.

Creo fervientemente que la actividad deportiva más que un entrenamiento físico, es un entrenamiento mental. Si queremos lograr buenos resultados, hay que partir desde los pensamientos  – que serían las semillas – para tener unas raíces firmes  – que serían los sentimientos -. Los frutos son los resultados.

El coaching deportivo es una increíble invitación al deportista y entrenador a reflexionar desde lo interior. Somos conscientes de la necesidad e importancia del resultado, pero existe una obligación aún mayor (tanto en la formación como en el alto rendimiento) de transmitir y demostrar  valores como  humildad, sencillez, respeto y solidaridad.

Sabemos muy bien que si utilizamos las palabras de forma correcta llegarán al corazón; para evidenciarlo, hemos trabajado  intensamente con un joven futbolista llamado Iñigo López Arce, quien ha visto cómo todo su esfuerzo es reflejado en una mejor versión de él, recordando cómo empezó y hasta donde ha llegado. En el proceso de coaching se ha dado énfasis en el liderazgo, aferrándose al conocimiento profundo de sus fortalezas y debilidades, aplicando herramientas lingüísticas, cognitivas, conversacionales de reflexión y acción.

Para un real conocimiento de sus fortalezas y, desde ese punto acudir a recursos internos y externos, está intervención cuenta con el apoyo de cuatro profesionales: el fonoaudiólogo Patricio Saldívar, especialista en Coach en habilidades comunicativas y cognitivas; el kinesiólogo Marcelo Lobos y su equipo de  ondas de choque; el entrenador personal Javier Carreón, experto en  entrenamiento físico y mental; y la  psicóloga Ximena Vilches, que utilizó sus metodologías de coaching.

Dentro de las sesiones conversacionales con el joven futbolista, hemos indagado en su desarrollo personal con el objetivo de acelerar los procesos de maduración psicológica  a través de sus pensamientos, que son el motor de sus sentimientos y modelan el carácter. Si un deportista tiene pensamientos de preocupación, temor y miedo, generará en su interior desconfianza, esto hará que sus acciones no sean las correctas. Por el contrario, si los pensamientos son de confianza, alegría y valor, el deportista aumentará inmensamente la eficacia de sus acciones.

Es importante tener control sobre nuestros pensamientos, ya que  pueden hacernos muy felices si son sanos, equilibrados y positivos; por el contrario,  si desarrollamos pensamientos negativos, inútiles y desequilibrados seremos personas desdichadas. Está en las manos del entrenador o el deportista determinar el tipo de pensamiento que quiere mantener y, consecuentemente, el tipo de acción y resultado que desea obtener.

El entrenador del futuro requerirá disponer de las competencias del coaching para transformarse en un “entrenador conversacional”. Alguien capaz de identificar y disolver los obstáculos que obstruyen el desempeño y  aprendizaje de sus deportistas. El entrenador del futuro será un líder conversacional.

 

Danos tu opinión

RELACIONADOS

SÍGUENOS EN FACEBOOK

#SOMOSCOSTA

SÍGUENOS EN INSTAGRAM