CASA LA GLORIA

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Nominada al Building of the Year 2018 y situada a los pies de la Cordillera de Los Andes, Casa La Gloria atrae por su gran diseño.

Nominada al Building of the Year 2018 de ArchDayli, premio que otorga la mayor plataforma arquitectónica del mundo, Casa La Gloria se inserta en una zona residencial de Santiago a los pies de la Cordillera de Los Andes. El terreno se ubica en la ladera oriente de un pequeño cerro isla, que enfrenta la cordillera a pocos kilómetros, creando una relación de frontalidad y una percepción de amplitud, poco habituales desde el nivel de la ciudad.

Esta presencia  poderosa de la cordillera, junto a una topografía de una acentuada pendiente, son las condiciones matrices para el desarrollo del proyecto de Duque Motta & Arquitectos Asociados, estudio de arquitectura con base en Santiago de Chile fundado en 2004 por Rodrigo Duque Motta, primero como RDM arquitectura.

Según la propia descripción de sus creadores, la residencia se dispone en la pendiente en dos niveles, la cubierta del volumen superior está a nivel con la calle, construyendo una espacialidad que esconde la volumetría de la casa y regala al espacio público una vinculación con la cordillera. Esto se acentúa con un espejo de agua sobre esta cubierta, que refleja la cordillera hacia el acceso del terreno, transformándola en la fachada principal de la casa.

 

LUZ EN LA LEJANÍA

En el nivel superior de Casa La Gloria se disponen los espacios más públicos de la casa, el volumen se plantea suspendido a lo ancho del terreno permitiendo que el área principal de la edificación tenga una vista completamente abierta a Los Andes. Este foco en la lejanía se equilibra con una serie de lucarnas (o tragaluces) de acero pintado de colores que aportan iluminación natural en la tarde y buscan construir ciertos puntos focales en el espacio interior del estar-comedor y la cocina.

Este volumen se apoya en una barra dispuesta contra el medianero sur en el sentido de la pendiente, que contiene los dormitorios de la casa, y en un muro portante hacia el norte. Entre ambos se desarrolla un espacio exterior que permite reconocer la topografía original del terreno y se proyecta hacia el paisaje, pasando libre por debajo del volumen público. En este sector, muy vinculado a la casa, se suceden el patio de acceso, un estar cubierto vinculado al estar familiar,  una zona de jardín y la piscina.

En el volumen inferior, los dormitorios de los niños y el estar familiar se vinculan a este espacio exterior. El dormitorio principal se proyecta hacia la vista de la cordillera ganando cierta independencia. Su cubierta jardín sirve como espacio exterior para el estar-comedor vinculándolo a través de una escalera con el terreno y el espacio de la piscina.

 

 

Danos tu opinión

RELACIONADOS

SÍGUENOS EN FACEBOOK

#SOMOSCOSTA

SÍGUENOS EN INSTAGRAM