AMAR, COMER & EMPRENDER

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Unidos por el amor y gustos culinarios, Axel Posavac y Daniela Jiménez dejaron atrás su vida capitalina trabajando en el área informática de una multinacional para emprender con un restorán cien por ciento vegetariano y de opciones veganas. Granizo´s Café & Bar, ubicado frente al mar en el primer sector de Reñaca, ofrece una carta libre de carne, pero con exquisitas preparaciones que intentan sorprender gratamente el paladar de nuevos clientes.

Unidos por el amor y gustos culinarios, Axel Posavac y Daniela Jiménez dejaron atrás su vida capitalina trabajando en el área informática de una multinacional para emprender con un restorán cien por ciento vegetariano y de opciones veganas. Granizo´s Café & Bar, ubicado frente al mar en el primer sector de Reñaca, ofrece una carta libre de carne, pero con exquisitas preparaciones que intentan sorprender gratamente el paladar de nuevos clientes.

Pizzas elaboradas con un queso “Oh My Gohs”, irresistibles hamburguesas con una amplia variedad de salsas y exquisita repostería con dulce manjar de soya y  consistente pero a la vez esponjosa masa confeccionada a base de harinas integrales, es solo una muestra de las innumerables y novedosas recetas estampadas en la carta del restorán inaugurado en diciembre pasado: pastel de choclo, porotos granados, carne a la mongoliana, brocheta de berenjena con puré, fritos de coliflor, fetuccini, bistec a la duques y mucho más… por supuesto vegetariano y vegano.

Siendo ingeniera comercial y vegetariana desde hace cinco años, Daniela ve en el local que administra un espacio tranquilo, natural, como una cabañita en el bosque, frente a la playa. Confiesa que la decisión de emprender en una zona donde no conocían a nadie fue un importante salto de fe. “Es raro porque en Reñaca pareciera que todo el mundo está conectado con alguien más; en cambio nosotros decidimos aquí formar nuestro proyecto, sin alertar al cliente de nuestra carta libre de carne, pues queremos que prueben una receta vegetariana o vegana y luego decidan si les gusta”.

La historia de Axel  es algo distinta. Gracias a sus padres es vegetariano de nacimiento, cuenta con los dedos las ocasiones en que se animó a probar una empanada, salchicha o hamburguesa de cerdo o vacuno. El también ingeniero es aficionado a la cocina y heredero de múltiples recetas al ser criado en un ambiente donde había que ingeniárselas para comer rico y variado, pues años atrás las opciones del mercado eran escasas para los vegetarianos.

“Axel es capaz de preparar cualquier plato al que estás habituado sin utilizar carne”, comenta su socia y enamorada. Podríamos decir que esta es la receta clave de Granizo´s. Un cliente cualquiera podría degustar feliz una pizza o hamburguesa y quedar satisfecho ignorando que la carta es cien por ciento libre de carne. Por supuesto, te atienden con el corazón y preparan la comida con amor, preocupándose de cada detalle.

TALLERES VEGANOS

En Reñaca la mayoría se conoce o tiene algún nexo entre sus pares. Esto sucedió con una de sus clientas. “Siendo vegana comencé a frecuentar Granizo´s por su carta libre de carne y esa increíble pizza que preparan con queso mama mozza”, relata Ítala Paneras, quien hace poco más de un año realiza talleres de comida vegana, primero en Vallenar y ahora en la Ciudad Jardín.

Como buena vegana, Ita se ha involucrado en diversas causas por el cuidado del planeta y los animales. “Me uní en principio a un grupo de la Universidad Santa María, luego viajé a Uruguay donde hice harto activismo”, cuenta, aunque más tarde decidió participar de lo que llama activismo pasivo. “Me di cuenta de que hay muchas personas que desean modificar sus hábitos alimenticios, pero cuando surge la opción del veganismo, muchos ignoran la infinidad de platos que pueden preparar”. 

Así se cruzaron los destinos de Daniela, Axel e Ítala. Desde hace un par de meses, la Ita imparte sus clases en Granizo´s, en el primer sector de Reñaca,  con tal de que más personas puedan disfrutar de una exquisita cocina y aportar en la sostenibilidad del planeta.

“Mientras preparamos la receta les cuento mi historia y cambios en mi organismo. Acompañamos las clases con charlas dictadas por una nutricionista vegana e incluimos meditación, porque en este estilo de vida se une cuerpo, mente y alma”, afirma Ítala, quien como buena ingeniera comercial proyecta en sus talleres imágenes y otros recursos que permiten captar mejor la atención de los asistentes.

Por supuesto, @cocina_veganital, como aparece en Instagram, comparte a las lectoras y lectores de Costa Magazine una sabrosísima receta de brownie. ¡Bon Appetit!

 

Escrito por Cristian M. Caces

Danos tu opinión

RELACIONADOS

SÍGUENOS EN FACEBOOK

#SOMOSCOSTA

SÍGUENOS EN INSTAGRAM