TRADICIÓN DE SANGRE Y VINO

TRADICIÓN DE SANGRE Y VINO

Fundada en 1935 Viu Manent ha recorrido un largo camino marcado por el amor al oficio familiar y el permanente compromiso con la excelencia y  calidad de sus vinos. Labor que ha sido galardonada como “Viña del Año 2017” por  Wines of Chile, mérito muy valioso por cierto, según expresa el  Gerente General de la empresa vitivinícola, José Miguel Viu, “pues son nuestros propios pares o competencia dentro del país quienes nos otorgan este reconocimiento”.

Con más  de 300 hectáreas cultivables repartidas en tres viñedos emplazados en el corazón del Valle de Colchagua (VI Región), Viu Manent lidera un importante proyecto de sustentabilidad que a fines de marzo debiera estar completamente operativo al generar mediante paneles fotovolcaicos el cien por ciento de la energía que consume su producción. “La totalidad de los paneles están instalados en los viñedos, en las bodegas de vino y el área agrícola listos para comenzar a funcionar”, asegura José Miguel.

Cosechando años de algo más que un trabajo, un verdadero estilo de vida, Viu Manent ha concentrado gran parte de su inversión en potenciar el Enoturismo (reciben 30 mil visitas al año) como un proyecto de imagen país. Esfuerzo que se ha visto nuevamente recompensado – obtuvo el primer galardón de esta clase en 2015 - por la reconocida revista británica Drinks International en el concurso Wine Tourism Challenge 2018 como Mejor Centro Enoturístico del Mundo, dentro de la categoría Best Visitor Centre, consagrándose como la mejor viña para visitar.

Son años de experiencias que marcaron la vida de José Miguel desde su infancia preparándolo para liderar, hoy por hoy, una de las viñas más exitosas de nuestro país. Conversamos con el CEO de Viu Manent para conocer algunos de los secretos que han sido traspasados de generación en generación en una familia unida por la sangre y el vino.

 

¿Cómo recibes el galardón de  “Viña del Año 2017” por el gremio de Vinos de Chile?

“Veo con entusiasmo y felicidad los reconocimientos del último tiempo a nuestro viñedo. Y si bien como productores de vino estamos acostumbrados a ser evaluados en revistas internacionales, concursos o por prestigiosos enólogos, este premio de Vinos de Chile es bastante especial porque son nuestros pares o la misma competencia chilena que reconocen el mérito y la trayectoria de tantos años. Así que nos deja muy contentos”. 

 

20 años atrás fueron los propulsores del Enoturismo en nuestro país, creando incluso la Ruta del Vino en Colchagua…

“Fuimos premiados como el Mejor Centro de Visitas del Mundo por una revista inglesa especializada, evidenciando el trabajo cometido desde hace más de 20 años en el ámbito del Enoturismo. Por lo tanto, este reconocimiento obtenido por segunda vez – 2015 y 2018 – nos permite seguir promoviendo los valores de nuestra marca y la pasión que sentimos al producir vino”.

 

¿Cómo avanza el proyecto de construir un hotel de 40 habitaciones en los viñedos de Cachagua?

“Por ahora estamos definiendo el modelo de negocios, si lo haremos o no con socios  y otros detalles importantes. La idea es comenzar en 2019 a materializar una obra que tiene como prioridad complementar toda nuestra oferta con la posibilidad hotelera y satisfacer el déficit de habitaciones corporativas en Colchagua”.

 

Tu abuelo quien llegó a principios del siglo XX a Chile impulsó a sus dos hijos a emprender en esta actividad. Fuiste el primer hijo varón de tu padre y el que más se acercó a esta actividad ¿qué recuerdos atesoras de una vida ligada al mundo del vino?

“Recuerdo mi infancia observando a mi padre, Miguel Viu Manent, cumpliendo casi todas las funciones gerenciales, ejecutivas o estratégicas importantes. Era una empresa bastante menos profesionalizada, más bien personal.

Ahora, y para mí, más que un negocio esta industria es una linda forma de vida. Recuerdo los veranos largos en el campo, los viajes permanentes todos los fines de semana a los viñedos, las maravillosas vendimias… cada uno de esos recuerdos son motivo de inspiración. Inolvidables son los viernes en que salíamos presurosos del colegio para ir a ver al papá en la VI Región”.

 

¿Deseas compartirnos algunos consejos de tu padre?

“Hay muchísimos. Como teníamos una diferencia de edad de 40 años, deseaba compartir su sabiduría conmigo, pero primero desde el propio ejemplo. De allí aprendí a ser comprometido como mi padre, responsable, amable en el trato con todas las personas; un hombre que luchó y se involucró mucho con su gente. Y si bien es cierto que nuestra empresa ha crecido, aún conservo la manera de trabajar de mi papá participando en todo el proceso de producción. Por supuesto que debo delegar, pero me pone muy nervioso alejarme por mucho tiempo. No es que no confíe en los ejecutivos, simplemente es algo que heredé, así es que me mantengo cerca de la venta, de visitar a nuestros clientes en distintas partes del mundo, de los aspectos técnicos y, a su vez, intentando estar lo más disponible cuando algún trabajador requiere conversar conmigo”.

 

Finalmente, ¿cuál es la proyección que tienen para este 2018?

“Crecer en el rango del 8% al 10%, donde la influencia de Asia – y China en particular – va a seguir siendo importante.  Estamos en 45 mercados, si bien el principal sigue siendo el nacional seguido por China y Estados Unidos en tercer lugar. Ahora, como región, nuestro mercado principal se concentra en Europa; eso sin dejar de mencionar la buena proyección que tiene Brasil”.