DETALLES QUE HACEN LA DIFERENCIA

DETALLES QUE HACEN LA DIFERENCIA

Conversamos en forma distendida en el piloto de Almar con Francisco Vivanco, prestigioso y reconocido arquitecto que encabeza el proyecto inmueble emplazado en Costa de Montemar, Concón. La versatilidad y armonía del espacio de 80 metros cuadrados, nos atrapa en una charla que por lo general se concentra en aspectos técnicos. En este caso, las terminaciones del departamento, un diseño de vanguardia y la calidad de los materiales hablan por sí mismos.

“Al interior del departamento, la distribución privilegia el uso de la familia mediante una  cocina donde se eliminaron elementos que obstaculicen la visual. De esta forma, se produce una vida suelta, cómoda, grácil", comenta Vivanco, quien tuvo a su cargo la arquitectura del Hotel del Mar y el Enjoy del Mar.

Las terrazas se hicieron particularmente amplias con el objetivo de extender la vida interior hacia el agradable entorno. “Con bandejas de cristal se disfruta de la vista panorámica y a la vez se conserva el concepto que transmite limpieza y claridad”, añade el arquitecto egresado de la Universidad Católica de Valparaíso en 1983.

Almar es un proyecto de dos edificios de 21 y 23 pisos con cinco departamentos por nivel: Quinchos y salas multiuso con una insuperable vista al mar en ambas torres, ascensores de última generación, dos piscinas - temperada y fría -, gimnasio, lavandería y sala de cine, entre otros atributos, hacen de Almar una excelente opción para quien quiere disfrutar de la V Región todo el año. La pulcritud en los detalles se refleja en las palabras del fundador de la oficina Francisco Vivanco Arquitectos Asociados. “Nos preocupamos en que los espacios comunes no sean  muros por los cuales circulas, sino que fueran diseñados con interiorismo, colores cálidos, materiales y texturas naturales en lo posible”.

 

EXIGENTE EN CALIDAD

A diferencia de la mayoría de las edificaciones  del entorno, Almar se plantea desde dos grandes torres. “En relación al terreno, los edificios fueron girados con tal de no enfrentarlos a otros inmuebles vecinos y mantener cierta permeabilidad al paso permitiendo mirar entre rincones con ángulos más abiertos”, añade el arquitecto encargado, además, de dar vida al  hotel de 19 pisos en los terrenos del ex sanatorio marítimo.

Sobre las bases de las confianzas depositadas mutuamente – entre la inmobiliaria y el arquitecto – Francisco Vivanco apunta a que VDA es particularmente exigente en lograr un proyecto de calidad, de principio a fin, “no busca como primer objetivo conseguir un buen precio, su prioridad es lograr un proyecto confiable con materiales distinguidos, para posicionarse de esta manera como la mejor alternativa precio-calidad del sector”. 

“Como oficina – sentencia el arquitecto a cargo de Almar – intentamos que cada una de nuestras obras se incorporen lo mejor posible a la ciudad. Básicamente que los espacios que creamos sean habitables, envolventes, acogedores… que la calidad de los materiales escogidos perduren en el tiempo y tengan la distinción necesaria para ser habitados”.

 

Texto Cristian Muñoz Caces / Imágenes: Gentileza VDA.